Con motivo del COVID-19 los centros educativos tuvieron que cerrar sus puertas, y con ellos nuestras Residencias. Esta crisis sanitaria ha acrecentado las necesidades de las personas más vulnerables. Era de suma importancia seguir apoyando a nuestras familias en estos momentos tan duros para todos, y lo hemos hecho a través del reparto de alimentos a sus domicilios, llegando a más de cincuenta familia. Con la entrada de la fase II en las la Comunidad de Madrid, continuamos entregando lotes de comida, esta vez en las instalaciones del centro. 
Agradecemos también el apoyo y la colaboración de la ONG Plan Internacional que ha llevado Wi-Fi a las familias con esta necesidad, para que nuestras alumnas pudieran seguir sus clases telemáticas.
 
“Quien quiera ser grande, que sirva a los demás, NO que se sirva de los demás” 
Papa Francisco