Este curso hemos incorporado una nueva actividad dentro del marco de la Educación Emocional: es el Emocionómetro.

Cada día durante la asamblea del principio del día o después del recreo, o en cualquier momento que sea necesario toda la clase se va al Rincón de las Emociones y cada niño/a expresa de manera individual cómo se siente en ese momento.

Los de 3 años diferencian entre Alegría, Tristeza y Enfado. Los de 4 y los de 5 años añaden a las anteriores emociones la del Miedo y la Vergüenza.

Cada día los niños colocan su foto en el color de la emoción que se corresponde a lo que sienten.

previa-emociometroLos niños expresan de manera natural y sencilla cómo se sienten y por qué se sienten así, bajo la mirada acogedora de la profesora, que no emite juicios de valor ni cuestiona lo que escucha. De esta forma los niños aprenden que lo que sienten es válido y que se puede expresar, se sienten reconocidos y valorados, y empiezan a descubrir los sentimientos del otro y empatizar con ellos.

El siguiente paso es hacer la pregunta que nos permite resolver la emoción, y esa pregunta es: ¿Qué necesitas?.

Así los niños aprenden que la Alegría pide ser celebrada, la Vergüenza respetada, la Tristeza compartida (casi siempre con abrazos y besos), el Miedo ponerle apellido (¿a qué tienes miedo?) dándole una respuesta entre todos de cómo solucionar dicho miedo y que el Enfado pide respeto y reconciliación.

Es asombroso ver cómo los niños no necesitan muchas explicaciones, aprenden rápido a descubrir cómo se sienten y ponerle palabras y soluciones, así como a empatizar con los sentimientos de los demás.

De tal modo están aprendiendo que están empezando a resolver sus conflictos solos, sin la necesidad de que la profesora les guíe. Están aprendiendo a saber expresar sus emociones, respetar las de los demás, pedir lo que necesitan y dárselo a los demás.

Os invitamos a que lo hagáis con ellos en casa, cuando tengáis conflictos o cuando os apetezca. Os sorprenderá lo que vais a escuchar.