La Comunidad del Cenáculo

El miércoles 21 de noviembre nos visitaron 4 jóvenes de la Comunidad del Cenáculo. En los años 80 una monja, Madre Elvira, escuchó la llamada de Dios que la alentaba a cuidar de los jóvenes tristes y desesperados que sufrían algún tipo de adicción. Casi 40 años después, miles de chicos se sanan en las más de 60 casas repartidas  por todo el mundo. Oración, trabajo y amistad son los pilares de la Comunidad, verdadera escuela de vida, en la que los jóvenes sanan las heridas que les llevaron a huir de la vida y recuperan la alegría por vivir. Damos gracias a estos chicos por abrir su corazón y darnos testimonio y pedimos a María, Madre del Amor Hermoso, que siga cuidando de ellos. ¡Gracias!